lunes, 31 de agosto de 2009

Hace ya mas de un mes


que vive de gorra con nosotros.

Es pequeña, tiene pelo en las orejas, granos en la cara y no tiene dientes. Eructa en público y se tira pedos, a veces, te vomita encima.
No respeta el silencio de la noche ni el descanso de los que madrugan.
Cambia de humor sin razón y me hace sentir hiperculpable cuando se pone a llorar como si la despellejaran.
Me mira seria como si no me entendiese y todavía no la he oído hablar claro.
Es egoísta, la paz mundial, los problemas y virtudes de la humanidad le importan un bledo, ella quiere comer, dormir y estar limpia sin mover un dedo.

Y, me temo, que desde que la conocí hasta que me quede consciencia, voy a estar locamente enamorada de ella.

7 comentarios:

Alberto dijo...

Y yo.

Mr. Proper dijo...

Por la descripción es igualita al punki de mi calle

escalambrujos dijo...

y a los gitanos que tenían esta mañana la plaza san agustin ocmo un vertedero.

A ver si la vas a malcriar al final.

Besos co.

amparito dijo...

Estas deseando que hagan las cosas por si mismos y en cuanto ves que lo consiguen te entra una especie de vacio (que habría jurado no iba a sentir)
Disfrutar de esa ternura
Pili A.
Pd.-Me gusta vuestro diverso blog

Mariajo dijo...

O a alguno de vuestros rollos nocturnos, malvados sois¡

escalambrujos dijo...

Sí, sí, tu esperate a que empiece a llegar a casa a las siete de la mañana, a ver si la quieres tanto como ahora.

Aunque en el 2030 aun seguiré yo por el crápula a esas horas para mandarla a casa a que se recoja.

Bss.

Por cierto que el pepito igual se nos pira.

¿rollos nocturnos?, ¿yo?

dacostilla dijo...

Cada vez tengo más ganas de que llegue mi "encargo"...
Que me lloren y me vomiten encima es algo con lo que siempre he soñado...

Disfrutad todo lo que podáis.