jueves, 27 de diciembre de 2007

Doctores tiene la Iglesia...

En mi habitual paseo por los blogs que me gustan y me entretienen, he descubierto este impactante documento. Leedlo y juzgad vosotros mismos y mismas:

"Un Obispo asegura que, a veces, los niños desean ser violados"

El obispo de Tenerife, Bernardo Álvarez (es el pollo pera que tenéis a la izquierda del texto, sí, sí, el de la cara de ...), ha dejado en el periódico local 'La Opinión' unas declaraciones que reflejan la distancia que separa a la jerarquía católica de la realidad social. En la entrevista, el prelado dice que "la homosexualidad es algo que perjudica a las personas y a la sociedad. A la larga pagaremos las consecuencias como las han pagado otras civilizaciones".
Cuando el periodista le pregunta si hay que orientar la sexualidad, el obispo responde que "no se puede dejar a las personas libradas a lo que salga (...) No han que confundir la homosexualidad como necesidad existencial de una persona, con la que es practicada como vicio".
Aunque lo más grave es el intento de asemejar las prácticas homosexuales con la violación de menores. "La persona practica como puede practicar el abuso a menores. Lo hace porque le atrae la novedad, una forma de sexualidad distinta", dice.
Y para que no haya duda de lo retorcido de sus argumentos, ante la advertencia del periodista al decirle que 'un abuso es una relación no consentida', el obispo afirma que "puede haber menores que sí lo consientan y, de hecho, los hay. Hay adolescentes de 13 años que son menores y están perfectamente de acuerdo y, además, deseándolo. Incluso si te descuidas, te provocan. Esto de la sexualidad es algo más complejo de lo que parece".

Pues eso, que "Doctores y tontos del culo, como este fulano, tiene la Iglesia". Y que se enfade el que quiera y ponga lo comentarios que le de la gana.
SALUDos.

1 comentario:

Marieta dijo...

No solo no me enfado, si no que pongo comentario.
Está claro que hoy en día los únicos seres que tienen problemas en su orientación sexual son, precisamente, los curas. Todos los demás sabemos por dónde nos movemos, si somos heteros, homos, bi, trans o algún otro prefijo que me esté olvidando.
En una cosica sí que tiene razón: yo con trece años iba por ahí provocando, con un par de años más... bueno, bueno...pero nunca a elementos como el de la foto.
No te permiten darle un cachete a tu hijo, y sí publicar las palabras de ese malnacido!!!
Un beso rebulloneros, sobre todo para Abel