sábado, 2 de abril de 2011

Un hospital entre el Cielo y la Tierra

Los doctores Morandeira y Nerín (pinchando en el link podéis acceder a la larga entrevista en la que cuentan su carrera y actuaciones que publicamos en nuestra revista Cuadernos Técnicos) son viejos conocidos de los lectores de www.barrabes.com y de Cuadernos Técnicos Barrabés. Como la mayoría de años, al llegar estas fechas, se trasladan junto a alguna expedición al Himalaya, para prestar sus servicios en un PS3A (punto sanitario asistencial atípico avanzado) del SALUD (Servicio Aragonés de Salud). Allí tratarán a los alpinistas, pero principalmente a los habitantes de los valles, porteadores, sherpas y cocineros de las expediciones. También tratarán a los habitantes de los pueblos del valle del Khumbu por los que transiten, y en ocasiones realizarán visitas “a domicilio”, como ocurrió hace dos años en el Manaslu, cuando tuvieron que acudir a una aldea a 7 horas de camino para operar a una mujer nepalesa herida por asta de yak.



Según afirmó ayer en rueda de prensa Ana Sesé, directora-gerente del Sistema Aragonés de Salud (SALUD), el SALUD apoya estas iniciativas porque “cumplen con todos los requisitos que la Sanidad Pública exige: asistencia universal, es un proyecto solidario, sirve para investigar en temas médicos sobre el terreno (que además pueden aplicarse posteriormente en nuestro territorio; Aragón es un país de montañas), y transmite conocimiento.”

SOLIDARIDAD Y TRANSMISIÓN DEL CONOCIMIENTO; UN PROYECTO DE ASISTENCIA SANITARIA GRATUITA PARA EL PUEBLO SHERPA
María Antonia Nerín y José Ramón Morandeira son los artífices del Máster Internacional de Medicina de Montaña y de la Extrema Periferia que imparte la Universidad de Zaragoza, referente mundial de la especialidad. Cada promoción está compuesta por 60 médicos venidos tanto de la mayoría de CCAA del país como de países extranjeros.

Ahora van a firmar un convenio con la Fundación nepalesa “Pasang Lhamu” por medio del cual los alumnos del Máster van a ejercer como médicos en el pequeño Hospital que esta fundación ha creado en Lukla. Pasang Lhamu fue la primera mujer sherpa en alcanzar la cima del Everest, falleciendo durante el descenso. La Fundación realiza proyectos enfocados educativos, de desarrollo de la mujer, sanitarios, etc.

Este pequeño centro (del tamaño de un Centro de Salud de pueblo en nuestro país) carece casi por completo de infraestructura, pero también de experiencia. Incluso de personal. Prácticamente sólo está el edificio. Pero está, y eso es lo importante. Se pretende que los médicos del Máster realicen sus prácticas ejerciendo allí, dando un servicio más que necesario al pueblo sherpa mientras forman a los doctores locales. Además, los miembros del Máster adquieren la experiencia necesaria en Extrema Periferia.

Pero el proyecto va más allá. Los médicos trabajarán gratuitamente en el Hospital de Lukla, a cambio de alojamiento y comida. Y gratuito será el servicio para los sherpas y nepaleses de las montañas. Sin embargo, quizás se implante una pequeña tasa a los turistas y alpinistas, de manera que la Fundación se capitalice. Como dice José Ramón, “esto les puede aportar un río de dinero, en un lugar sin posibilidad de asistencia, y con tanto turista, senderista y alpinista". La idea es que esta capitalización sirva para ampliar el proyecto a otros puntos del territorio; el siguiente hospital se instalaría en el valle del Manaslu, lugar en el que no existe ningún tipo de infraestructura médica a muchos días de distancia.

“Hay muchas ventajas”, afirma José Ramón. “Ayudamos a crear una sanidad gratuita universal en unos territorios en los que en este momento no existe, para unas personas que hasta ahora carecían hasta de la asistencia más básica. Transmitimos nuestros conocimientos, algo fundamental para nosotros, que hemos compaginado la Sanidad con la Enseñanza en la Universidad Pública por medio del Hospital Clínico de Zaragoza. Pero también nuestros alumnos pueden poner en práctica sus conocimientos en medicina en Extrema Periferia, algo básico para sus estudios. Y por último, nos permite investigar; algo consustancial a nuestro trabajo.”

“Y por otro lado, es un sistema muy eficaz. Haciendo las cosas desde aquí se burocratizan, se pierde dinero por el camino...la ventaja es que los médicos del Máster estarán allí. Esto nos permitirá fiscalizar las cuentas, asegurar el correcto funcionamiento, evitar los problemas, de manera directa, sobre el terreno, por medio de los médicos.”

Pero todo esto depende de algo fundamental: el apoyo de los alumnos del Máster a la idea y al proyecto. “¿Que falta solidaridad? Anda ya. En el Máster de Medicina de Montaña y de la Extrema Periferia de la Universidad de Zaragoza tenemos 60 médicos de todo el mundo promoción tras promoción. Cada vez que pedimos voluntarios para trabajar en un proyecto, gratuitamente, por supuesto, se han apuntado los 60. En este caso también. Nosotros queremos ser solidarios, transmitir nuestro conocimiento, darles lo mejor que tenemos, ayudarles. Nuestros alumnos también.”

Lhotse

El próximo día 4 parten hacia Nepal otra vez, acompañando a la expedición de Pauner, Oiárzabal, Carlos Soria. Su trabajo es el “rutinario” en estos casos: la aproximación la realizarán a su ritmo, ya que en cada lugar por el que pasen montarán un ambulatorio (nunca mejor empleada esta palabra) al que acude en masa la población local. En algunos de los casos que tratan, tienen que volver porque hay que realizar seguimiento. Finalmente, una vez en el Campo Base, que en esta ocasión es el del Everest, instalarán el Punto Sanitario Avanzado del SALUD aragonés. En el tratarán a todos, pero especialmente a sherpas, cocineros y población local. “En el campo base del Everest”, afirma José Ramón, “unos americanos instalan un puesto sanitario privado. Cobran 75 euros por consulta, medicinas aparte. Si tienes que quedarte una noche allí en observación, hay que pagar unos 250 euros más. Evidentemente esto no todos pueden pagarlo; pero en el caso de los sherpas, no puede pagarlo ninguno. La sanidad universal la cubrimos nosotros. Creo que quizás tendremos algún problema con los americanos."

Una vez allí, además de las labores de asistencia, realizarán sus habituales estudios de altura y enfermedades de montaña, que sirven para avanzar en los conocimientos y experiencias sobre este tipo de medicina, que posteriormente aplican en el sistema del SALUD en los lugares montañosos y con alta presencia de alpinistas del territorio aragonés, tanto en asuntos comunes como en lso referentes al rescate medicalizado. Por supuesto, también avanzan en los conocimientos que después transmiten en el Máster.

Película: "Un Hospital entre el Cielo y la Tierra."

Pero en esta ocasión hay algo más: los doctores Morandeira y Nerín se han embarcado en el proyecto de rodaje de una película cuyo título provisional es “Un Hospital entre el Cielo y la Tierra”. Con ellos viajan un cámara y un técnico de sonidos profesionales. La película va a ser rodada con una cámara Red One; es la primera vez que se usa esta tecnología de alta calidad en el Himalaya.

No sólo pretenden reflejar lo que es la asistencia sanitaria en Extrema Periferia, aplicada a alpinistas y población remota sin acceso a la misma; la idea es mostrar la historia de la medicina asistencial de montaña desde los tiempos de los Hospitales de Montaña medievales.

En breve estará lista la página web del proyecto, en el que podrá verse el trailer y consultar toda la información sobre la misma.

SALUDos.

1 comentario:

Camino dijo...

Qué bueno!!! La película será preciosa, seguro.