lunes, 13 de diciembre de 2010

Hasta siempre Maestro.

Nos ha dejado Enrique Morente. Y lo ha hecho como él lo cantaba:

"Si sufres, sufre callando, y no publiques tu pena;
aunque te estén ahogando, que nadie sepa de ella"


Se ha ido sin apenas hacer ruido, de manera discreta. Como un señor, como un verdadero flamenco (como hubiera dicho su amigo el gran Juan Verdú), nuestro "flamencolega" de las tardes de radio que tanto nos enseña alos que no sabemos "casi ná" de Flamenco.
Y como homenaje sincero y despedida, un cante por soleá junto a Tomatito, con imágenes de la vida de Enrique, en el incomparable marco de La Alhambra.
Que ustedes lo disfruten... por muchos años y con salú.



Descanse usted Don Enrique.

1 comentario:

Camino dijo...

Se va un gran maestro... pero aún nos queda alguno por ahí.
Descanse en paz.