martes, 8 de junio de 2010

Libros de texto en la era digital

Copio y pego de Barrapunto un extracto de la carta abierta de Jordi Adell a las editoriales de libros de texto:
"Creo que el mundo va en una dirección y Uds. están anclados en el pasado. Le ha ido bien, y les va bien ahora mismo, pero pónganse las pilas. Porque, si tengo a la misma distancia, un clic de ratón, una exposición del Museo Británico sobre Egipto, quizá su unidad didáctica sobre el arte egipcio me parezca un poco "cutre" y encima trabajo con la de Inglés. Si tengo las programaciones de otros docentes, quizá la suya me sepa a poco para hacer la mía propia, y si puedo trabajar junto a otras cinco escuelas estudiando un tema "sobre el terreno", con datos actualizados en tiempo real, y los estudiantes pueden publicar sus resultados en la red, quizá sus actividades sugeridas me sepan a cartón, si en sus libros digitales, cada vez que profundizan en algo, me remiten a vídeos o páginas de la Internet, quizá piense que todo lo que necesito ya está en Internet y que gastarse mis impuestos en algo que se puede conseguir gratis, pues no está claro."
Aquí el texto íntegro.

4 comentarios:

amparito dijo...

¿y sobre la mentira de la gratuidad de libros de texto del gobierno de Aragón no se dice nada?
Somos gilipollas, definitivamente
La anonima de antes

Dentellada dijo...

Estoy completamente de acuerdo. Además, con los lectores de libros electrónicos y los ordenadores portátiles muy pronto podría acabarse eso de acarrear mochilas. Pero aún tardará más de lo que pensamos porque, aparte del problema económico, está la incapacidad de adaptación de gran parte del sector docente, por su abismal incultura informática y, sobre todo, por su temor ante todos esos chismes inmanejables que conlleva.

Mr. Proper dijo...

Está claro, el Jordi Adell este no tienen ni idea.

Y se dice filósofo...

Mariajo dijo...

Y no se pueden usar todas la herramientas para aprender? A mi me encanta el olor a libro nuevo, pasar las páginas, volver atrás..también los ordenatas y la internete. en cuanto al dinero, cada uno que se lo gaste en lo que quiera y en lo que le haga más feliz.