miércoles, 2 de enero de 2008

Entre fríos, escarchas y nieblas

Feliz año 2008 a todos y a todas. Parece que el nuevo año nos ha recibido con una buena dosis de frío, niebla y hielo (o "boira dorondonera" como la llaman por esta tierra nuestra). El día 31 de Diciembre de 2007, lucía un esplendido sol mañanero, y entre desayuno y compras de última hora, los corredores de la San Silvestre nos las prometíamos felices para esa tarde. La carrera transcurrió bien pero una vez pasada la meta y calmados los ánimos y la efusividades, el frío se apoderó de nosotros y de nuestras maltrecha piernas. Espero que nuestro corresponsal en la carrera, Beto, ponga las foto del evento y nos regale con una larga crónica de lo sucedido. La Nochevieja fue bien, pero al dejar a los amigos tomando la última y dirigirnos a casa, una fría y espesa niebla nos envolvió y nos enfrió los caldeados ánimos, llegando a casa más congelados que animados. El Año Nuevo, pasado entre sofá y películas, me enseñó su cara más fría cuando se me ocurrió dejar la calidez de mi sofá, y esta mañana, de vuelta a la normalidad, de talleres para el coche, compras y recogida de notificaciones en Correos, me ha enseñado lo frío y desagradable que puede ser el invierno en nuestra ciudad. Pero como todo, el frío también tiene una cara bonita, plástica, hermosa y me regaló estas estampas el fin de semana pasado, paseando por las Bardenas Reales, entre frío, escarcha y niebla.




Feliz año 2008 para todos.

2 comentarios:

Mariajo dijo...

El frio también hace que nos acurrequemos mas a quien amamos, que nos apetezca un quemadillo de ron,que estremos abrigo...

Beto dijo...

Ha llegado el frío, suerte que nos respetó ayer en la San Silvestre. Un guiño del tiempo antes de acabar el año.