domingo, 17 de junio de 2007

¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Por los dioses, que el mundo lea¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

Las palabras que se dicen los amantes durante su primer orgasmo son las que presidirán en el futuro toda su comunicación sexual. Son momentos de absoluta improvisación, en los cuales los amantes se rebautizan o rebautizan las partes de su cuerpo. Los nuevos nombres regresarán siempre durante el acto para constituir el códice que utilizarán en la cama. Estas palabras son inocentes y muchas veces poéticas en relación a lo que designan. A veces también disparatadas. Nadie está libre de decirle a su mujer la noche de su primera posesión: " Alcachofa". Y se fregó porque desde entonces, al poseerla, tendrá siempre que decirle " Alcachofa". El día que no se lo diga, la habrá dejado de querer.
(Julio Ramón Ribeyro " Prosas Apátridas" )

2 comentarios:

Camino dijo...

A los que creemos en la creatividad del ser humano, este comentario no nos parece nada acertado.

Mariajo dijo...

Lo siento por los creativos....Yo no lo entiendo así, poner nombre a algo es hacerlo tuyo y hacerte suyo también.